Logotipo de la Revista Corpus2000    

[Investigaciones][Teoría del Entrenamiento][Revisión Literaria][Tiempo Libre][Observaciones y Sugerencias][Comite Editorial]
[Revista Home Page]

 
TEORIA DEL ENTRENAMIENTO


Gráfica de Atletismo

ACERCA  DE  LA  CONSTRUCCION  DEL  PROCESO
  DE  ENTRENAMIENTO  EN CORREDORES 
 DE  DISTANCIAS  MEDIAS  Y  LARGAS

Por:  Elena  Konovalova, Ph.D
Profesora de Atletismo y Teoría del Entrenamiento Deportivo
Universidad del Valle

En los últimos años el desarrollo de la metodología del entrenamiento en Rusia y en otros países se ha caracterizado por la ampliación y profundización de la relación entre la investigación científica y la practica. Así, las investigaciones de científicos y de entrenadores de diferentes países han determinado las bases fisiológicas del entrenamiento, los métodos necesarios para perfeccionar el rendimiento aeróbico y anaeróbico del organismo del corredor y la combinación de las cargas para la resistencia, la rapidez y la fuerza; esto con el fin de regular y dirigir el proceso de entrenamiento.

La dirección efectiva de la preparación física de los corredores de distancias medias y largas solo es posible si se determinan racionalmente los contenidos y se construye el proceso de entrenamiento anual. Como es sabido, los corredores de distancias medias utilizan dos ciclos, mientras que los de distancias largas pueden utilizar dos o uno. Sin embargo, independientemente de la construcción del entrenamiento, la consecuencia del desarrollo de las cualidades motrices en general  puede pensarse de la siguiente manera. Considerando el papel principal de la resistencia y la preparación insuficiente del aparato locomotor en la primera etapa de la preparación se utiliza predominantemente la carrera continua. Simultáneamente con ella tienen que ejecutarse otros trabajos con el objetivo de aumentar el nivel de las otras cualidades motrices. Seguidamente, con base en la fuerza y rapidez alcanzadas, el objetivo del entrenamiento debe ser en lo posible el desarrollo de la resistencia general y especial, incluyendo por etapas nuevos y mas intensos medios. Junto con esto es necesario continuar el trabajo de aumento de la fuerza y la velocidad, incrementando la intensidad de los ejercicios ejecutados con tal objetivo. En el periodo competitivo, con base en el subsiguiente desarrollo de la resistencia especial, la preparación de la fuerza mantiene el nivel de los índices de fuerza y velocidad logrados anteriormente. En el periodo transitorio la utilización de los medios de preparación de fuerza no se excluye del proceso de entrenamiento, sino que simplemente se cambia su carácter y se disminuyen su volumen e intensidad. En todas las etapas del entrenamiento anual de acuerdo con el cambio de nivel de la preparación física tiene que realizarse el trabajo de perfeccionamiento de la técnica de la carrera.
 

La visión contemporánea sobre la construcción del entrenamiento deportivo reconoce de una u otra manera tres niveles en su estructura: micro, meso y macrociclo. El microciclo semanal (o cerca de una semana) es el elemento mas importante de la estructura del entrenamiento deportivo de los mejores corredores del mundo. La mayoría de las escuelas de atletismo han elaborado un complejo de microciclos estándares, cuya utilización varía el estado de preparación del deportista durante el mesociclo. Dependiendo de las tareas propuestas, de acuerdo con la etapa, pueden utilizarse diferentes combinaciones de microciclos estándares. En el periodo preparatorio, durante el proceso de desarrollo de la forma deportiva, con mas frecuencia se emplea la combinación de microciclos homogéneos. En el periodo competitivo, durante el proceso de conservación del nivel de los logros y de preparación hacia la competencia principal, se usa con mas frecuencia la combinación de microciclos diferentes. En la mayoría de los microciclos se utilizan cargas de entrenamiento que pertenecen a todas las zonas de intensidad con excepción de los microciclos de recuperación, competitivo e introductorio. Sin embargo, su porcentaje se cambia de acuerdo con la dirección del microciclo. Se sabe que los músculos no son capaces de adaptarse al máximo simultáneamente en el régimen aeróbico y anaeróbico, por eso es importante la composición de las cargas de entrenamiento con diferentes direcciones, no solamente en las sesiones sino también en los días de microciclo. Hay que tener en cuenta también el efecto inmediato o retardado de algunos ejercicios de diferente dirección y los efectos conocidos de su interacción. 

La recuperación luego de las cargas anaeróbicas alácticas toma de 3 a 6 horas, y estas cargas se pueden utilizar casi diariamente; luego de las máximas anaeróbicas glicolíticas de 48 a 72 horas, estas se pueden emplear de 2 a 4 veces a la semana; y finalmente, después de trabajo largo de carácter mixto se requieren entre 24 y 36 horas para la recuperación, este trabajo se puede utilizar de 1 a 3 veces a la semana. El efecto del entrenamiento de fuerza rápida disminuye bastante si se hace con base en una recuperación insuficiente; en la etapa de preparación general el entrenamiento de fuerza se realiza entre dos y tres veces a la semana; en la etapa de preparación especial y en el periodo competitivo la cantidad de estos entrenamientos disminuye a uno o dos veces semanales.

La elección y distribución de los microciclos en el ciclo anual juega un papel muy importante en la construcción del proceso de entrenamiento. A continuación se presentan diferentes tipos de microciclos.

Microciclo introductorio. Tareas: acondicionamiento del organismo, desarrollo de la resistencia general, aumento de la capacidad aeróbica, fortalecimiento del aparato locomotor. Medios: carrera en el régimen  aeróbico 6–12 km (FC 130–150 p/m), carrera intensiva 4–6 km (FC hasta 170 p/m), ejercicios de saltabilidad hasta 1 km. Volumen: 50-60% del máximo (carga aeróbica-anaeróbica hasta 10-12%, anaeróbica 1-2%); de 10 a 12 entrenamientos.

Microciclo de preparación general. Tareas: desarrollo de la resistencia general y específica, fuerza general y resistencia a la fuerza. Medios: carrera de 10-20 km (FC 150 p/m), carrera 15-20 km (FC hasta 150-160 p/m), fartlek 12-15 km (FC 150-180 p/m), carrera de repeticiones 4-10 x 300-1000m, ejercicios de saltabilidad hasta 2 km. Volumen hasta 100% (aeróbico-anaeróbico 10-12%, anaeróbico 1-2%); de 14 a 16 sesiones de entrenamiento.

Microciclo de preparación específica. Tareas: aumento de la resistencia general y específica, desarrollo y mantenimiento de las capacidades de fuerza, perfeccionamiento de la técnica de carrera. Medios: carrera 12-15 km (FC 150 p/m), carrera 15-20 km (FC 150-160 p/m), carrera intensiva 6-10 km (FC 160-175 p/m), carrera a campo traviesa o en cuesta subiendo 6-8 km (FC hasta 180 p/m), carrera de repeticiones en las distancias 1-2 km (volumen general 5-8 km), ejercicios de saltabilidad hasta 2-3 km. Conjunto de ejercicios para el desarrollo general con énfasis de la fuerza rápida. Volumen 80-90% (aeróbico-anaeróbico 12-20%, anaeróbico 2-5%); de 12 a 14 sesiones de entrenamiento.

Microciclo precompetitivo temprano. Tareas: mantenimiento de la resistencia general y desarrollo de la específica, intensificación de los procesos de glicólisis, desarrollo de la resistencia a la fuerza, perfeccionamiento de la técnica de la carrera. Medios: carrera 10-15 km (FC hasta 150 p/m), carrera intensiva 6-10 km (FC hasta 165-170 p/m), fartlek 10-12 km (FC 150-180 p/m), carrera rítmica 5-8 x 100-150 m (se hace con base en la fatiga), carrera en las distancias 400-600 m (velocidad 85% del máximo) o 200-300 m (velocidad 80-85% del máximo, total 3-6 km), carrera de control en la distancia mas corta que la principal, ejercicios de saltabilidad hasta 2 km. Volumen 60-70% (aeróbico-anaeróbico 10-15%, anaeróbico 3-6%); de 10 a 14 sesiones de entrenamiento.

Microciclo competitivo temprano. Tareas: logro de los resultados de la temporada anterior, perfeccionamiento de la táctica, mantenimiento de nivel de preparación, perfeccionamiento de la resistencia específica y de la técnica de carrera. Medios: carrera 10-15 km (FC hasta 150 p/m), carrera variable 8-10 x 100 m, 4-6 x 200-600 m (300-1000 m para distancias largas), velocidad 85-90% del máximo, carrera de repeticiones 2-3 x 200-500 m (4-5 x 300-800 m para las distancias largas), carrera 8-10 km con aceleraciones 5-6 x 200 m, participación en las competencias. Volumen 40-60% (aeróbico-anaeróbico 15-20%, anaeróbico 5-10%); de 6 a 8 sesiones de entrenamiento.

Microciclo estabilizador. Tareas: desarrollo consecutivo de la resistencia general y específica, la fuerza y las capacidades de velocidad. Medios: carrera en el régimen aeróbico 15-20 km, carrera intensiva en las distancias 400-600 m (velocidad 85-90% del máximo, volumen para los mediofondistas de 2,5 a 4 km, para los fondistas 4-6 x 1-2 km), carrera variable de repeticiones 8-15 x 200-600 m, carrera en cuesta subiendo 8-10 x 200 m, carrera con aceleración 5-6 x 100-200 m, ejercicios de saltabilidad hasta 2-3 km, carrera de ritmo 5-10 x 100-200 m (se hace con base en la fatiga). Volumen 70-90% (aeróbico-anaeróbico hasta 15%, anaeróbico 3-5%); de 12 a 14 sesiones de entrenamiento.

Microciclo precompetitivo principal. Tareas: perfeccionamiento de la resistencia específica, aumento de la maestría táctica y técnica. Medios: carrera en el régimen aeróbico 8-14 km, carrera de repeticiones 3-6 x 600-1200 m, carrera variable de repeticiones 6-15 x 200-600 m, carrera de intervalos 6-8 x 200-400 m, carrera de control en las distancias mas cortas que las principales. Volumen 60-80% (aeróbico-anaeróbico 10-18%, anaeróbico 4-6%); de 10 a 14 sesiones de entrenamiento.

Microciclo competitivo principal. Tareas: logro del nivel máximo de la capacidad de trabajo específico y del resultado planificado. Medios: carrera en el régimen aeróbico 8-14 km, carrera con aceleraciones 5-6 x 100-150 m, carrera de repeticiones 5-10 x 100-400 m para los corredores de mediofondo y en las distancias 400-1000 m para los de fondo, carrera variable en las distancias 200-400 m (volumen para los mediofondistas  2-3 km, para los fondistas 4-5 km), participación en las competencias. Volumen 40-60% (en el régimen anaeróbico 7-10%); de 6 a 8 sesiones de entrenamiento.

Microciclo de descarga. Tareas: prevención de las  sobrecargas, creación de las posibilidades de aumento siguiente de la capacidad de trabajo, profilaxis y curación de los traumas, mantenimiento del nivel de preparación. Medios: carrera en el régimen aeróbico 8-15 km para los mediofondistas y 15-20  km para los fondistas, carrera en las distancias 1-3 km (velocidad 75-80% del máximo, FC 160-170 p/m), carrera rítmica  5-8 x 100-150 m para los mediofondistas y hasta 20 veces para los de fondo, juego de baloncesto, balonmano, fútbol, natación, etc. de 1 a 2 horas. Volumen 50-70% (aeróbico-anaeróbico 5-10%, anaeróbico 1-2%); de 6 a 8 entrenamientos.

Microciclo transitorio. Tareas: recuperación del organismo después de las cargas del periodo competitivo, profilaxis y curación de los traumas, descanso activo. Medios: carrera continua de 5 a 10 km (velocidad 4-5 min. en 1 km), juegos móviles, elementos del entrenamiento del circuito, juegos deportivos de 60-90 min., natación, sauna, ejercicios de preparación física general. Volumen 20-30% del máximo; de 4 a 5 sesiones de entrenamiento en la semana.

El análisis de las especificidades de la preparación de atletas de alto rendimiento permite determinar las tendencias de la metodología contemporánea: 

1.La preparación de los corredores de distancias medias y largas con miras a las competencias principales del año  se realiza por etapas. Los entrenadores utilizan las variantes de uno, dos y tres picos en la dinámica de las cargas del entrenamiento en el ciclo anual, es decir, que el deportista tiene en el ciclo anual una, dos o tres competencias, a las cuales se les da una importancia especial. Antes de cada  una de ellas se pasa por las siguientes etapas: 1) de habilitación después de la competencia; 2) de preparación básica; 3) de preparación precompetitiva; 4) de desarrollo de la forma deportiva en la serie de las competencias; y 5) de preparación directa y participación en las competencias principales.
2.El aumento de las cargas de entrenamiento en el plan de muchos años se da principalmente por el aumento de las cargas especificas con el volumen estable de los medios de carrera. El corredor contemporáneo de distancias largas realiza las cargas de entrenamiento con los siguientes parámetros: 1) volumen general de carrera en un año hasta 7000 km; 2) cantidad diaria de sesiones de entrenamiento en la etapa de preparación básica hasta 4; 3) los regímenes intensos se aumentan con el crecimiento de la experiencia o cualificación del corredor desde 25-30% hasta 50-55% del volumen total anual de los medios de la carrera.
3.La intensificación del proceso de entrenamiento se presenta por: 1) el aumento de volumen de los medios de carrera en las zonas mas altas del umbral aeróbico-anaeróbico; 2) los entrenamientos en las cuestas de la montaña; 3) la optimización de la actividad competitiva; 4) el aumento del porcentaje de los medios de entrenamiento de la fuerza rápida con la utilización de los ejercicios en condiciones difíciles; 5) la inclusión de cross en la etapa de preparación precompetitiva.
4.La variedad en el proceso de entrenamiento es el resultado de la ampliación de los medios de preparación, de los métodos continuos y no continuos, del cambio de los sitios de las sesiones.

Esta metodología, por último, le concede una importancia especial a la preparación psicológica, a la elaboración de los métodos tácticos de la lucha deportiva en el entrenamiento, a la individualización del proceso de entrenamiento y al alto nivel de la maestría técnica.

 BIBLIOGRAFÍA

Kulakov. V. Armonía de la preparación: programa de la preparación de los fondistas. En revista: Atletismo # 6, Moscú, 1987.
Matveev L.P. Fundamentos del entrenamiento deportivo. Moscú, Fizkultura y sport, 1977.
Polunin A.Y.., Snesarev N.K. Las especificidades metodológicas de la preparación de los corredores en las distancias largas de alto rendimiento: análisis retrospectivo. Moscú, 1990.
Sirenko V.A. La preparación de los corredores de las distancias medias y largas. Kíev, Zdorovia, 1990.
Suslov F.P., Maksimenko G.N. y otros. La preparación de los corredores mas fuertes del mundo. Kíev, Zdorovia, 1990.
Travin Y.G. La carrera en las distancias medias y largas. En: Atletismo, # 11, Moscú, 1985.
Travin Y.G., Fruktov A.L., Chernov S.S. El desarrollo y el estado contemporáneo del sistema de entrenamiento en la carrera y marcha deportiva: elaboraciones metodológicas. Moscú, GZOLIFK, 1981.

 


 

LA PREPARACIÓN FÍSICA DE JÓVENES FUTBOLISTAS

Por:  MISAEL RIVERA E., Ph.D
         Profesor de Fútbol, Universidad del Valle

RESUMEN

El estado actual de la teoría y metodología del entrenamiento deportivo asigna una gran importancia a la preparación del joven deportista, ya que éste se constituye en la reserva del deporte profesional. La preparación física es uno de los aspectos más importantes dentro de este largo proceso, dado que de la preparación física que se realice del niño-joven futbolista depende en gran medida la calidad y duración de su vida deportiva. En este artículo se analizan algunos aspectos sobre el desarrollo de las cualidades físicas (motrices), teniendo en cuenta la importancia de éstas en las diferentes etapas de la preparación del joven futbolista

En el fútbol moderno la preparación física juega un rol muy importante. Teniendo en cuenta el nivel de alta competencia que tiene este deporte en los últimos tiempos, se hace necesario una preparación desde temprana edad acorde con los principios del entrenamiento deportivo y las ciencias aplicadas al deporte. La preparación física está orientada al fortalecimiento de los órganos y sistemas a la elevación de sus posibilidades funcionales, a la configuración y base para el perfeccionamiento de la técnica y táctica, pues sino hay una excelente preparación física no se puede manejar el concepto de fútbol total vigente en las tendencias y escuelas del fútbol moderno. El fútbol se caracteriza por la confluencia de todas las cualidades físicas (motrices), con una alta intensidad muscular y mental: arrancadas, aceleraciones, carreras, paradas, giros, saltos, cambios de dirección, cambios de ritmo, remates, etc. Analizaremos algunos aspectos sobre el desarrollo de las cualidades físicas teniendo en cuenta la importancia de éstas en las diferentes etapas de la preparación del joven futbolista, dentro de todo un sistema de preparación general que conducirá a la realización de un individuo íntegro a un jugador de fútbol profesional.

LA AGILIDAD

Una cualidad importante específica del futbolista joven es la agilidad, a la educación de la cual hay que prestar máxima atención. Para esto hay que utilizar los ejercicios que simultáneamente influyen en los  analizadores de la actividad y de la visión. Desarrollando la agilidad hay que tener en cuenta que entre más hábitos tengan los jóvenes en las etapas de iniciación y especialización más fácil  transcurre la formación de los movimientos nuevos.

Para desarrollar esta cualidad en la etapa de iniciación se realizan ejercicios con balón, gimnasia, atletismo y todos los juegos deportivos; los ejercicios de fútbol permiten al joven dominar y utilizar el balón en el juego.

Los ejercicios de los otros deportes ayudan a la educación de la agilidad general, la creación de los diferentes hábitos motores y la destreza del futbolista; por eso los ejercicios de otros deportes se hacen imprescindibles.

En la etapa de especialización por causa del crecimiento de las posibilidades funcionales del organismo de los futbolistas jóvenes es necesario constantemente dificultar los ejercicios logrando la inclusión de nuevos elementos.

En la etapa de perfeccionamiento deportivo la dificultad de los ejercicios está creciendo, su contenido constantemente se cambia por la implementación de elementos nuevos.

A continuación presentamos una secuencia de ejercicios para el desarrollo de la agilidad de acuerdo a las especificidades de la edad de los jóvenes futbolistas:

1.Ejercicios de fútbol
2.Ejercicios de gimnasia
3.Ejercicios de atletismo
4.Juegos móviles y deportivos.

LA FUERZA Y LA FUERZA RÁPIDA

La fuerza es la capacidad que tiene el futbolista de superar la oposición externa o contrarrestarla por intermedio de las contracciones musculares. La capacidad de fuerza se divide en: solo fuerza (régimen estático, movimientos lentos) y fuerza rápida (fuerza dinámica, que se realiza en los movimientos rápidos). El  fútbol exige antes que todo la capacidad de fuerza rápida; esto es determinado porque el futbolista debe realizar su capacidad de fuerza en la ejecución de los movimientos con balón o sin balón (golpes, arrancadas, saltos, rebotes, etc.) en muy corto período de tiempo.

Como medios de la educación de las capacidades de la fuerza se recomiendan los ejercicios con fuerte oposición, ellos se dividen en los ejercicios con oposición externa y los ejercicios con la utilización del peso del propio cuerpo. Entre los primeros se usan los ejercicios con diferentes elementos (balones medicinales, pesas, bancas, etc.), con el compañero, en los equipos de gimnasio, en las superficies amortiguadas, resortes, utilización de elementos del medio ambiente, etc. El otro grupo son los ejercicios abdominales, dorsales, sentadillas, flexión y extensión etc.

En la etapa de iniciación se utilizan los medios para el desarrollo armónico de todos los grupos de músculos. Para la educación de la fuerza rápida los medios efectivos son los ejercicios de saltabilidad: saltos a la banca con alturas entre 25-35 cm, saltos de altura con rebote en la banca; salto largo con y sin impulso, etc.

En la etapa de especialización cuando se mejora la coordinación neuromuscular de los movimientos se hace más efectivo el desarrollo tanto de la fuerza como de la fuerza rápida.

En la etapa del perfeccionamiento deportivo se usan  los ejercicios, cuya estructura es parecida a la técnica de la ejecución de los movimientos de futbolista con y sin balón (golpes fuertes y exactos con balón, ejercicios con el peso corporal aumentado, etc.)

Una secuencia apropiada para el entrenamiento de la fuerza y la fuerza rápida para los jóvenes futbolista es:

1.Ejercicios para el desarrollo armónico de todos los grupos musculares.
2.Ejercicios para el desarrollo de los músculos de las piernas.
3.Ejercicios para el desarrollo de los músculos del tronco y las extremidades superiores.
4.Ejercicios específicos para el fortalecimiento de todo el aparato locomotor.
 


LA RESISTENCIA

Es la cualidad del futbolista que le permite realizar su capacidad máxima de trabajo y mantenerla, en los determinados regímenes de juego, conservando la efectividad de las acciones técnico-tácticas.

De acuerdo a datos científicos la actividad general de movimientos de un futbolista joven de 17 –18 años durante el juego es de 8500- 9500 m; el trabajo de velocidad con balón y sin balón (arrancadas, aceleraciones, etc.) alcanza 1500 –2000 m. Este volumen tan grande solo se puede realizar mediante un entrenamiento sistemático, científico y pedagógicamente planificado durante todas las etapas del entrenamiento deportivo.

En la práctica se determinan dos tipos de resistencia: general y especial. En condiciones de juego con base en la actividad motriz general (resistencia) el futbolista realiza las actividades específicas: arrancadas, aceleraciones, saltos, remates, etc. En la etapa de iniciación, cuando las posibilidades fisiológicas son limitadas, hay que tener cuidado en la educación de la resistencia. Los medios principales en esta etapa son: carrera y marcha en las distancias 300- 400 m (en cada 100 m – 20-30 m de marcha y 70-80 m de carrera), juegos móviles, juegos deportivos, ejercicios de fútbol y juego de fútbol con canchas pequeñas con cantidad de jugadores limitada. En la edad de 10-11 años se pueden utilizar las carreras de 15-20 m con intervalos cortos de descanso. Un puesto importante en el proceso ocupan los medios no específicos: natación, ciclismo, atletismo, diferentes juegos, etc. La educación de la resistencia se realiza antes que todo en el régimen aeróbico y anaeróbico-aláctico.

En la etapa de especialización 12-16 años hay buenas posibilidades para el desarrollo de la resistencia. Se puede utilizar cross a campo traviesa, carrera continua hasta 30 min., repeticiones de carreras de 30 m al 90%. Después de estos trabajos las pulsaciones no deben ser de menos de 160 p/m. Como una medida de la intensidad de esta carga. En esta etapa se planifica la educación no solamente de la resistencia general sino también de la  específica, la cual se divide en: resistencia a la fuerza rápida y resistencia a la velocidad.

En la etapa de perfeccionamiento deportivo se hace el acento en el desarrollo de la resistencia específica, es decir, la capacidad del jugador de mantener el régimen determinado de trabajo sin disminuir la efectividad de las acciones técnico-tácticas. Para esto se utilizan: juego de fútbol con el tiempo aumentado, juego con cantidad limitada de toques al balón, juego en campos reducidos, ejercicios de juego con buen volumen.

La dirección principal en la educación de la resistencia del futbolista durante las tres etapas de la preparación es el paso constante del desarrollo de las posibilidades aeróbicas alácticas hacia las anaeróbicas glicolíticas.

Una de las formas efectivas de la educación de la resistencia es el entrenamiento de circuito, que permite controlar la dosis de los ejercicios e individualizar el proceso del entrenamiento.

LA RAPIDEZ

Es la capacidad de ejecutar acciones con balón o sin balón en el mínimo del tiempo posible. La capacidad de rapidez del jugador determina la velocidad de todos los desplazamientos en el campo, la rapidez mental y la rapidez con el balón.

La velocidad de desplazamiento del futbolista depende de que tan rápido sea capaz de impulsarse, acelerarse después del impulso, lograr la velocidad absoluta, realizar las acciones de arranque y freno y pasar de una acción a otra.

Para el entrenamiento del impulso se utilizan los ejercicios para el aumento de la fuerza explosiva de las piernas: arrancadas en las distancias cortas, saltos con rebote en una y dos piernas, etc.

También se trabajan otros grupos de ejercicios como los siguientes: ejercicios para la disminución del tiempo de las reacciones móviles complejas, arrancadas al inicio del movimiento de un objeto (pase, lanzamiento del balón, etc.), ejercicios en las situaciones del juego, juegos deportivos y móviles.

La aceleración después del impulso depende de la capacidad del futbolista de desarrollar rápido la velocidad en la distancia, como consecuencia de la frecuencia de los movimientos de las piernas, de la longitud de la aceleración y del tiempo del rebote. De acuerdo a los datos científicos la frecuencia de los movimientos de las piernas se desarrolla menos que los otros dos componentes; por eso es razonable prestar más atención a los ejercicios que aumentan la longitud de los pasos y disminuyen el tiempo del rebote. Como medios se utilizan los ejercicios dirigidos al desarrollo de la fuerza explosiva de las piernas.

La velocidad absoluta tiene mucha importancia en la traslación del futbolista, esta se perfecciona con carreras en las distancias de 15-50 m.

La rapidez de las acciones de arranque y freno, que caracteriza la capacidad del futbolista de cambiar de dirección del movimiento, depende del trabajo de los músculos agonistas y antagonistas de las piernas. Para el entrenamiento son necesarios los ejercicios de saltabilidad y carreras con cambio de dirección.

En la etapa de iniciación y especialización los medios principales de la educación de la rapidez son los ejercicios de fútbol, atletismo y juegos móviles y deportivos. La etapa de la especialización es la más conveniente para el desarrollo de la rapidez y exactitud de los movimientos. En la etapa de perfeccionamiento deportivo se amplía bastante el diapasón de los medios, dirigidos al perfeccionamiento de la rapidez y la velocidad, estos se efectúan en las condiciones más parecidas a las actividades de juego.

La secuencia de ejercicios recomendable para la educación de la rapidez es:

1.Ejercicios para el aumento de la velocidad  de reacción hacia un objeto móvil.
2.Ejercicios para el aumento de la velocidad de impulso.
3.Ejercicios para el perfeccionamiento de la arrancada.
4.Ejercicios para el aumento de la velocidad absoluta.
5.Ejercicios para el aumento de la velocidad de las acciones de arranque y freno.
6.Ejercicios para el aumento de la velocidad de cambio de una acción a otra.
7.Ejercicios para el aumento de la rapidez del trabajo con el balón.
 


LA FLEXIBILIDAD

La flexibilidad del futbolista se entiende como la capacidad de realizar los movimientos con máxima amplitud. Se determinan dos tipos de flexibilidad; activa y pasiva. La activa es la máxima movilidad en las articulaciones, la cual el futbolista puede realizarla con los esfuerzos propios de los músculos sin ayuda externa; la pasiva se ejecuta en el movimiento con ayuda de fuerzas externas (esfuerzo del compañero, pesas, etc.).

La especificidad de la flexibilidad comparada con las otras cualidades físicas es que esta se va perdiendo con la edad; esto se explica con la terminación en la formación de las articulaciones  de los jóvenes futbolistas en la edad de 13- 16 años, se aumenta bastante la solidez en ligamentos y tendones que se ponen en menos elásticos.

Por eso la educación de la flexibilidad produce su mayor efecto en la etapa de iniciación y especialización. Y en la etapa de perfeccionamiento deportivo lo más importante es conservar el nivel logrado.

Los medios principales para le educación de la flexibilidad son los diferentes ejercicios de estiramiento; el efecto necesario se logra con las repeticiones de amplitud creciente en forma paulatina.

Para el desarrollo de la flexibilidad tenemos la siguiente secuencia de ejercicios:

1.Ejercicios para el desarrollo y mantenimiento del nivel de la flexibilidad activa en las articulaciones.
2.Ejercicios para el desarrollo y mantenimiento de la flexibilidad pasiva.
3.Ejercicios de estiramientos.
 


B I B L I O G R A F I A

Andreev S.N., Polishkis M.S., Lokshinov N.M., Shamardin V.P. y otros. Fútbol. Programa de entrenamiento para las escuelas  deportivas. Moscú, 1986.
Chulibaev D. Método de evaluación y perfeccionamiento de la preparación física de jóvenes futbolistas. Moscú, GZOLIFK, 1988.
Godik M.A. Control de las cargas del entrenamiento y de las competencias. Moscú, Fizkultura y sport, 1980.
Ismoilov A. I., Suchilin A. A., Shperling K.A. Organización y metodología de la selección de los futbolistas jóvenes. Moscú, Comité de Deportes de la Federación Rusa, 1983. 
Kazakov P.N. Fútbol. Manual para los Institutos de cultura física de la URSS. Moscú, Fizkultura y  sport, 1978.
Ozolin N.G. Sistema contemporáneo de entrenamiento deportivo. Moscú, Fizkultura y sport, 1970.



[ SECCIONES ]
[Investigaciones][Teoría del Entrenamiento][Revisión Literaria][Tiempo Libre][Observaciones y Sugerencias][Comite Editorial]
[Revista Home Page]


Copyring 1999
®
Prohibida la reproducción total o parcial de los artículos aquí mencionados.
Contactos - carc@tutopia.com - jahumble@mafalda.univalle.edu.co